Historia de Tescual

Cual si fuese un pintoresco balcón que asoma con donaire hacia el valle de Atriz donde se encuentra la ciudad San Juan de Pasto, en medio de la prominente cúspide del Morasurco y la casi perpendicular ladera que descansa raudamente en el cauce de! río Pasto, observamos con gran precisión una mediana planicie que da albergue a un pequeño poblado donde sobresale de manera especial una capilla que domina el bucólico paisaje de un lugar con historia y tradición como lo es el poblado de TESCUAL, ubicado hacia el sector norte de la ciudad capital de nuestro departamento.

Su nombre es muy sonoro, difícil precisar su toponimia cuando encontramos otros sitios en el territorio nariñense con el nombre de Tescual como río, en el municipio de Puerres, donde de igual manera se tiene a los sectores de Tescual Alto y Tescual Bajo.

De acuerdo con estas últimas ubicaciones geográficas, aproximándonos a la grafía de la palabra que bien pudo deformarse con el transcurrir del tiempo como ha sucedido con muchas otras, en la relación de "Encomiendas, Encomenderos e indígenas tributarios de la región de Pasto en el año de 1590" que recopila Jaime Jaramillo Uribe, en Brevario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, se lee que TISCUAS es una Encomienda en la Provincia de Los Pastos, la cual tiene como Encomendero a Juan Encinas, quien está a cargo de 71 indígenas tributarios.

La palabra TISCUAS, bien podría asimilarse a la TESCUAL de hoy, como sucede con Cumba, hoy Cumbal; Tucurres, hoy Túquerres; Ascual, hoy Yascual; Guacuanquer, hoy Yacuanquer y así tendríamos un gran número de palabras que como se dijo antes con el transcurrir del tiempo tienen hoy en día otra pronunciación o escritura a la que se conoció en su tiempo y oportunidad.

Aproximamos esta palabra en relación a que su ubicación geográfica es el sector de la etnia de Los Pastos, desde donde por tradición de las gentes se conoce que se trajeron a comunidades como las de Puerres, Gualmatán y Males, provenientes de esos municipios las dos primeras y del hoy municipio de Córdoba, antiguo Males en Nariño, razón por la cual no estamos afirmando que Juan Encinas sea el Encomendero de Tescual en Pasto, traemos a referencia desde el punto de vista de la palabra TISCUAS como probable derivación para conformar la palabra TESCUAL.

Tescual se encuentra ubicado, a una altura aproximada a los 2.750 m.s.m, lo que equivale a decir que está a más de doscientos metros sobre el Valle de Atriz donde se encuentra San Juan de Pasto y a cerca de mil metros de la cima del Morasurco. !Es todo un balcón hacia el Valle de Atriz!

Para llegar a tan pintoresco lugar, tiene fácil acceso por la vía que del centro de nuestra ciudad capital conduce hasta el sector de Aranda, pasando por el denominado Cementerio Central de Nuestra Señora del Carmen, desde donde doscientos metros más arriba se desvía por la carretera que queda a mano izquierda, camino de la torre repetidora de la radiodifusora "Voz del Galeras".

Desde el sitio donde se encuentra ubicada la capilla del "Señor de la Buena Muerte de Tescual", se observa una linda panorámica del Valle de Atriz y nuestra ciudad capital. El espacio para parqueadero no es muy grande, se mantiene limpio, despejado de árboles o matorrales que permite al visitante poder recrearse con gran tranquilidad observando el hermoso paisaje que se presenta ante sus ojos desde tan magnífica altura.

Del "Cristo crucificado de Tescual", nombre con que también se conoce a esta imagen de aproximadamente un metro con cincuenta de altura, sólo se sabe que "La tradición relata que la hermosa imagen del Señor de la Buena Esperanza, de Tescual, fue traída por el Capitán Segovia, uno de los primeros pobladores de Pasto".

La fiesta patronal es el 12 de Octubre, aún cuando las gentes por tradición dicen que anteriormente su santo patrono era San Miguel Arcángel, de quien también conservan una antigua imagen.


JOSÉ MARÍA CÓRDOBA Y EL CRISTO DE TESCUAL

Para el año de 1829, Pasto atravesaba por una relativa quietud luego de haberse enfrentado por espacio cercano a los tres lustros a los ejércitos republicanos de Quito y Santa fe respectivamente, durante las denominadas guerras de independencia. El Perú se había levantado contra Bolívar y en Pasto los generales José María Obando y José Hilario López respaldaban dicha situación. Este último presenta así los hechos:" Nuestra situación en Pasto y nuestros proyectos eran los siguientes:

 
El Dictador (Bolívar) nos amenazaba del lado del norte con un ejército concentrado en Popayán y con cuerpos que desde Venezuela y el Magdalena marchaban en la misma dirección. Por la parte sur los generales Sucre y Flores no podían inmediatamente emprender operaciones contra Pasto, porque el ejército peruano, a las órdenes del general Lámar, moviéndose ya sobre Colombia, absorbía toda atención; pero era claro que, si lograba desembarazarse de aquel enemigo, inmediatamente volverían a sus armas contra nosotros, y en este caso, acosados por el norte y sur, no podíamos defendernos vigorosamente por falta de municiones...".

Sellado un pacto entre Bolívar y Obando, luego de conocerse la derrota en Tarquí del ejército peruano, Bolívar entra a Pasto, deja a José María Córdoba y prosigue su camino a Quito.

El General Córdoba era un hombre de gran presencia, "bien parecido", como suelen decir las mujeres de un gran caballero. Francisco Giraldo, compañero y contemporáneo de él así lo describe:"Era así, así, ni alto ni bajo, tenía un porte marcial que no he visto en otro; al caminar cojeaba un poquito; el ovalo de la cara era hermoso, la tez blanca y sonrosada, ojos grandes y rasgados que chispeaban; era lampiño.
Tenía grande afición al baile, se enloquecía por las mujeres; con sus amigos era afable y complaciente, menos en las horas en que estaba sombrío. En el último tiempo de su vida se aficionó tanto al estudio, que no soltaba el libro de las manos; Bolívar le quiso como a la niña de sus ojos; alguna vez le oímos decir:"Es el único militar honrado que conozco".

Este hombre de elegante presencia protagoniza en Pasto el día 27 de Marzo de 1829, un hecho que tiene que ver con la imagen del Cristo de Tescual según versión que a continuación se transcribe: "En esta fecha, que fue un viernes santo, estaba en Pasto el General José María Córdoba y se encontraba en el pretil de la iglesia de San Juan Bautista viendo la procesión del Santo Sepulcro. Al pasar el santo Cristo de Tescual (según costumbre de entonces de desfilar los Cristos de los pueblecitos de los contornos), uno de los circunstantes que no se dio cuenta de la presencia del general, exclamó en media voz:"!Que Cristo tan hermoso! Se parece al General Córdoba".
El irascible héroe de Ayacucho lo escuchó, desenvainó la espada y arremetió contra el imprudente, que se escurrió como pudo en medio de la muchedumbre."

El Cristo de Tescual conserva aún su preciosa imagen y oportuno sería que tanto las autoridades locales como las gentes del sector conserve esta reliquia histórica, patrimonio indiscutible de Pasto, que tiene entre otras este interesante relato protagonizado por uno de los grandes patriotas de Colombia.

Fuente: Los Poblados del Valle de Atriz, Enrique Herrera Enríquez.